Aire Acondicionado Total

Cómo Instalar Un Aire Acondicionado Central

Veamos a continuación cómo instalar un aire acondicionado central y todo lo que necesitas para realizar el trabajo. El proceso de instalación de un aire acondicionado central es laborioso y complicado. Por ello, es una actividad que solo debe hacerlo personal capacitado y certificado.

Por supuesto, en ningún momento te recomendamos que hagas tú mismo el trabajo, a menos que seas un técnico especializado en refrigeración y climatización.

Si lo eres, aquí tienes una pequeña guía que te ayudará. Si no lo eres, sigue leyendo para que conozcas todo lo que implica una instalación de este tipo, a modo de conocimiento general.

Cómo Instalar Un Aire Acondicionado Central
Cómo Instalar Un Aire Acondicionado Central

Cómo Instalar Un Aire Acondicionado Central

Conocer cómo instalar un aire acondicionado centralizado, te permitirá comprender el proceso, además de que podrás contratar a una empresa que realmente sepa lo que está haciendo.

Repetimos, esta no es una guía para que hagas el trabajo tú mismo. Todo este trabajo debe hacerlo una empresa especializada con su personal debidamente certificado. Si lees con detenimiento, notarás lo complicado de cada uno de los pasos en cuestión.

1. Planificación de la instalación

Los aires acondicionados centrales son grandes. Así que lo primero que debes tener presente, es su ubicación. Por lo general estos equipos se colocan fuera de la edificación, en un lugar con espacio suficiente y de fácil acceso.

Los fabricantes ponen algunas condiciones que se deben cumplir para elegir la ubicación de la instalación. También existen regulaciones relacionadas con la seguridad, con el ruido, con los espacios comunes, etc.

Además, muchas veces estos equipos no pueden estar tan cerca de la alimentación de energía principal de la casa o edificio.

Conocer la ubicación ideal, lleva su tiempo. Se debe estudiar cada una de las condiciones que se deben cumplir, para que después no sea necesario cambiar de lugar, con todo el gasto que esto acarrea.

Recuerda también que se deben calcular y diseñar los ductos, y para ello, se necesita el punto de partida, la ubicación del equipo. Si el trabajo comprende la desinstalación de un equipo antiguo, debes corroborar si se puede usar el mismo sitio para realizar la instalación del nuevo equipo.

2. Preparación del equipo

Conocida la ubicación y todas las consideraciones a tomar para realizar el trabajo, se comienza la preparación y ubicación del equipo, así como de los materiales y herramientas que necesita el personal. Esto también incluye el equipo de protección personal y todos los equipos de seguridad necesarios.

El instalador jefe revisa toda la información de la instalación con el propietario. Además, debe tener una comunicación directa y efectiva con el propietario para que conozca los detalles de la obra y para poder cumplir con sus requerimientos.

Es importante realizar esta revisión inicial de los planes ya propuestos. Esto evitará que se produzcan errores costosos durante la instalación. La comunicación es clave para una instalación exitosa.

Mientras el instalador jefe realiza la revisión con el propietario, el equipo de trabajo ya puede ir asegurando la zona de trabajo. Esto puede ser delimitar la zona de trabajo, trasladar el material y herramientas al lugar de trabajo, etc.

Y si el trabajo implica desinstalar un equipo antiguo, se debe tomar las precauciones de seguridad iniciales como por ejemplo, quitar la alimentación eléctrica y extraer el gas refrigerante del sistema.

3. Desmontaje del aire acondicionado central antiguo

En el caso de que el trabajo implique la desinstalación de un equipo acondicionador ya existente en el área, lo primero que debes hacer es extraer el gas refrigerante y asegurar eléctricamente el equipo.

El equipo de aire acondicionado tiene en su circuito, un refrigerante que debes sacar de su interior, pero no puedes soltarlo al aire libre. Esta práctica era muy común hace varios años, pero con las medidas tomadas para la protección del ambiente, no puedes liberar estos gases a la atmósfera.

Debes usar una máquina de recuperación, y un tanque con la suficiente capacidad para recibir el refrigerante del sistema a desinstalar. El personal ya viene preparado para ello, ya que es uno de los datos que recogen en la planificación.

El personal que manipula estos gases refrigerantes, debe estar certificado para ello, y cumplir con el protocolo de seguridad para el manejo de gases refrigerantes. Por lo general, son los de mayor experiencia del grupo de trabajo.

¿Quieres saber cómo limpiar tu aire acondicionado? Entra aquí 😉

Luego de recuperar el gas refrigerante de manera correcta con la máquina de recuperación, se comienza la desconexión eléctrica del equipo. Cerca del aire acondicionado hay una caja de desconexión, que es un dispositivo de seguridad en caso de emergencias.

Todo este dispositivo de seguridad se debe reemplazar. No se debe usar la misma caja de seguridad del equipo antiguo, ya que las condiciones de trabajo son totalmente distintas.

Así que, el nuevo equipo, debe instalarse con una caja disyuntora de seguridad propia. Por ello, debes desinstalar la caja del equipo antiguo, así como todo el cableado de alimentación. Una vez que todas las conexiones existentes se retiran de forma segura, el aire acondicionado está listo para la desconexión mecánica.

La desconexión mecánica es mucho más sencilla, ya que solo implica desconectar el equipo de las tuberías de cobre y los ductos. Realizando la desconexión mecánica, el equipo está listo para la desinstalación.

4. Preparación del área para el nuevo aire acondicionado central

Se debe preparar el área para el nuevo acondicionador de aire. Muy pocas veces conseguirás casos en los que vas a cambiar el mismo equipo. Por lo general, los equipos antiguos tienen características totalmente diferentes a los diseños actuales, y debes realizar algunas adaptaciones de espacio para ello.

Una de las cosas que no puede faltar, es la instalación de la nueva almohadilla donde se instalará el equipo. No puedes usar la vieja almohadilla del equipo anterior, si la tuviese.

Además, debes corroborar que el suelo donde se piensa realizar la instalación, esté bien nivelado. Si existía un equipo en el mismo lugar, de seguro el suelo estará desnivelado. Algunas empresas usan una capa de grava para “nivelar”, y luego colocar la almohadilla de compuesto. Esto es lo recomendado.

La almohadilla de compuesto cumple con la función de absorber las vibraciones del equipo, y su durabilidad es bastante alta, incluso mucho más que el propio equipo. Ayuda a la nivelación, a la absorción de vibraciones y a mitigar el ruido.

5. Instalación del nuevo equipo

Después de verificar la nivelación del piso, e instalar la almohadilla de compuesto, se procede a la instalación del nuevo equipo. Recuerda que al instalar el equipo, este quedará fijo y no se puede mover más de esa ubicación.

En algunos casos se necesitará de bases especiales para instalar el nuevo equipo. Algunos recomiendan realizarlas de acero, y otros de hormigón. El criterio puede variar según las condiciones iniciales como la humedad, el tipo de suelo, y la seguridad del área.

La nivelación inicial del piso es fundamental para que el paso de la instalación no presente problemas a futuro.

6. Desinstalación del evaporador antiguo

Ahora nos cambiamos de sitio, y nos ubicamos en el lugar del evaporador interno. Este equipo también se debe desinstalar. El serpentín del evaporador se encuentra sobre el horno, aunque en algunos casos se ubicará debajo del mismo.

Esta desinstalación es un poco más compleja que la realizada en el área externa, ya que implica ciertas restricciones de diseño del hogar. Por lo general su acceso no es fácil, y es un trabajo que debe hacerse ya que el equipo nuevo trae su propio evaporador.

Así que la manera de atacar este problema, ya debe haber sido tocado en la planificación inicial. Puede ser que en algunos casos, sea necesario desinstalar parte del techo, o parte de una pared, o inhabilitar una habitación entera para poder realizar el trabajo.

Todo esto se toma en cuenta en la planificación inicial, y el personal ya viene preparado para hacer lo que deben hacer. Por supuesto, dependiendo de la complejidad de las restricciones, esto tendrá cargos adicionales en el precio final, así que debes estar muy atento a esto como propietario.

7. Desinstalación de las líneas de refrigerante

Ya desinstalado el evaporador, se procede a desinstalar las líneas de refrigerante. Recuerda que al desinstalar el equipo principal, y el evaporador, las líneas quedaron sueltas en su ubicación. Son dos tuberías de cobre y por lo general se han fijado a pisos, paredes y techos para evitar el movimiento.

La desinstalación de las líneas de refrigerante, también tiene su grado de complejidad. Incluso en algunos casos, será necesario cortarlas para poder desinstalarlas.

Lo cierto es que, no se recomienda usar estas mismas líneas para el nuevo equipo. Así que quedarán como parte del material de desecho de la obra.

El refrigerante viaja a través de las líneas junto con el aceite. En los sistemas de aire acondicionado más antiguos, el aceite del conjunto es diferente del aceite que se encuentra en el nuevo aire acondicionado. Estos aceites no se pueden mezclar y por ello, no deberías usar las mismas tuberías.

Si las condiciones lo permiten, y el propietario exigió usar las mismas líneas de refrigerantes en el proyecto, entonces debes proceder a limpiarlas y lavarlas internamente de manera adecuada, y luego hacerle varios barridos para asegurar que realmente están completamente limpias. Además, debes hacerles prueba de presión para verificar su estanqueidad.

Pero nuestra recomendación es que uses un par de tuberías de cobre totalmente nuevas. Si eres el propietario, es mejor que aceptes la recomendación y evitarte males mayores a futuro.

8. Instalación del evaporador nuevo

En el mercado se pueden encontrar dos tipos de evaporadores para sistemas centralizados, el de bobina revestida y el que viene sin revestimiento. El más cómodo de instalar, es el de bobina revestida, y por ende es el más usado.

Este tipo de evaporadores dará menos problemas a la hora de desinstalarlo, y se pueden montar fácilmente, sin necesidad de realizar grandes modificaciones. El último paso en este punto es conectarlo y sellarlo a la ductería de chapa metálica existente.

Un evaporador sin carcasa es la bobina pero sin un gabinete aislado. En estas condiciones, exigirá mayor tiempo de preparación, además de más trabajo. Las bobinas sin carcasa suelen ser más difíciles de instalar. Así que nuestra recomendación en este punto, es utilizar evaporadores de bobina revestida.

La bandeja de drenaje del serpentín es de plástico, por lo que el instalador debe fabricar los rieles para asegurarse de que el serpentín esté colocado a la distancia adecuada, por encima del intercambiador de calor del horno. Esto es en caso de que el sistema esté instalado junto con el sistema de calefacción.

Esto evita que la bandeja de drenaje se derrita. Si la bandeja de drenaje se derrite en el horno, podría dañarlo permanentemente o provocar un incendio.

😥¿Tu Aire Acondicionado no enfría? Revisa este 👉 link

Una vez que los rieles están construidos e instalados, la bobina se puede instalar en el pleno de suministro. Si el pleno es más grande que el serpentín, se debe construir una bandeja de chapa con una abertura provista debajo del serpentín.

Esta abertura debe reflejar la abertura inferior del serpentín para que el flujo de aire del horno pase a través del serpentín.

Si la abertura no es lo suficientemente grande, o si pasa demasiado aire alrededor de la bobina en lugar de a través de ella, la bobina se congelará y se convertirá en un bloque de hielo. Esto puede dañar el serpentín y causar una fuga de refrigerante al romper la tubería que transporta el refrigerante.

Una vez instalado, el paso final es construir el frente del pleno. Es posible construir una puerta de panel de acceso en el pleno para cubrir la bobina. Esto no es requerido por ningún código o especificación de fabricación, por lo que dependerá del instalador.

En todos los escenarios, la tapa debe tener orificios previstos para las líneas de refrigerante y luego también para que se conecten las líneas de condensación.

El tipo de bobina elegido se basa principalmente en los detalles de la instalación. Algunos no permiten una bobina revestida debido a restricciones de tamaño, por ejemplo. Independientemente, si la bobina se instala según el código y las especificaciones de fabricación en el sistema de conductos existente, puede drenar correctamente y está sellada contra fugas de aire, disfrutarás del mismo nivel de comodidad.

No hay diferencia en garantía o esperanza de vida entre cualquier tipo de bobina.

9. Instalación de las nuevas líneas de refrigerante

Como ya habrás notado a estas alturas, las líneas de refrigerante son diferentes entre sí. Una es de mayor diámetro que la otra, y además, deben estar aisladas del exterior.

La línea con diámetro mayor, se llama línea de baja, y la de diámetro menor se llama línea de alta. Vienen empaquetadas juntas, enrolladas en una bobina. La clave es instalar las líneas con la menor cantidad de curvas y giros posibles.

Cuando estos dobleces son necesarios, el cobre blando se puede doblar a mano o con una dobladora de tubos.

Es común instalar el juego de líneas lo más cerca posible de las vigas y los conductos de tu hogar. También se recomienda que se fije la línea cada 2 metros aproximadamente. Esta fijación no puede hacerse con abrazaderas metálicas. Se recomienda usar abrazaderas de plástico, correas o flejes engomados.

Si no proteges adecuadamente la línea, puede corroerse, y esto debes evitarlo a toda costa. Si se permite que ocurra, estarías afectando la integridad de la línea de refrigerante de cobre y podría causar una fuga, pasado algún tiempo.

La instalación de las dos líneas se hace desde la ubicación del evaporador hasta la ubicación del equipo principal. La cantidad de tubería necesaria, es uno de los cálculos iniciales, así como el recorrido necesario desde un punto a otro.

¿Sabes quién inventó el aire acondicionado?😎

En resumen, el juego de líneas debe ser nuevo, instalado como una sola pieza, libre de curvas pronunciadas o torceduras, y fijado con un sistema que no implique contacto con metales.

Además, debe estar revestida en su totalidad.

También habrá un pequeño cable de control de bajo voltaje que se extiende desde el horno a lo largo de la línea configurada hasta el aire acondicionado en el exterior.

El pequeño cable existente que va del termostato al horno envía una señal de bajo voltaje al acondicionador de aire para que se encienda y apague cuando se necesite, o se haya satisfecho una solicitud de enfriamiento.

10. Configuración del nuevo condensador

Ya las líneas están ubicadas y fijadas en su lugar. Ya el evaporador también está en su lugar. Empecemos ahora con la configuración del condensador. A continuación, se forma el juego de líneas que se instaló en el paso anterior y se ajusta a la válvula de servicio adecuada en el nuevo acondicionador de aire.

La válvula de servicio es un punto de conexión para el conjunto de líneas y también aísla el refrigerante contenido dentro de la unidad. Las válvulas de servicio también permiten aislar la parte exterior del condensador, del conjunto de líneas y serpentín interior para futuras necesidades de servicio o reparación.

El aislamiento del refrigerante evita que tengas que reemplazarlo por un refrigerante nuevo en caso de que se realice una reparación en el futuro.

Una vez que el juego de líneas se instala en las válvulas de servicio, se deben soldar. La soldadura fuerte, una forma de soldadura, es un proceso que utiliza dos gases (oxígeno y acetileno) y una varilla de relleno hecha de una aleación de metal y plata para unir el cobre.

Las válvulas se calientan a unos 650ºC o hasta que la varilla de relleno fluya para soldar la conexión. Si este proceso se completa correctamente, el juego de líneas de cobre, la varilla de llenado y la válvula de servicio se funden para lograr una conexión hermética y sin fugas.

11. Instalación del filtro secador

El filtro secador es una pieza muy importante en tu sistema de aire acondicionado. Además de atrapar cualquier partícula que se encuentre en el sistema, también es capaz de atrapar la poca humedad que pueda ver en el interior del sistema.

El filtro secador por lo general viene como parte del equipo al comprarlo. Este debe instalarse lo más cerca posible de la válvula de expansión, cercana al evaporador interno.

Estos filtros vienen con indicadores de flujos (flechas que indican la dirección), y debe respetarse esto al momento de instalarlo, ya que de no hacerlo, el filtro no funcionaría en lo absoluto.

Siempre que una línea de refrigerante esté abierta a la atmósfera, es vital instalar un nuevo filtro secador. Esto es así tanto en instalaciones como en reparaciones.

El filtro secador también requiere de soldadura fuerte, aunque esto es más delicado porque no debes dejar que el filtro se caliente tanto, so pena de dañarlo internamente. Se recomienda que lo envuelvas en trapo mojado para que puedas realizar la soldadura de la línea sin problemas.

Recuerda que en todos los procesos de soldadura, deben existir protocolos de seguridad, que minimicen el riesgo y proteja al técnico, a las personas que se encuentren alrededor y a los activos. Seguir las pautas del fabricante y de seguridad es clave en este punto.

12. Configuración de las líneas de refrigerante y prueba con nitrógeno

Después de que las líneas de refrigerante se han instalado tanto en el condensador como en el evaporador, toca ahora revestirlas para protegerlas del calor, en el proceso de soldadura. Así como protegiste el filtro secador, debes hacer lo mismo con cada una de las conexiones a soldar.

Por ejemplo, la soldadura que hagas cerca de las válvulas de servicio, requerirá protección contra el calor en las válvulas, al momento de soldar. También la que hagas cerca de la válvula de expansión, o las conexiones roscadas que puedan existir en el sistema.

Todo esto para la prevención de fugas. De fábrica, el condensador del aire acondicionado se prepara, se limpia y se agrega el refrigerante. Si el refrigerante se expone antes de que se complete el proceso, se contamina junto con el sistema por completo.

Si este paso se realiza de forma incorrecta, será necesario recuperar todo el refrigerante y el serpentín del condensador deberá limpiarse y prepararse de nuevo antes de poder añadir refrigerante. Esto será una carga de trabajo adicional y un gasto aun mayor en el proyecto.

Una vez que se completa la protección contra el calor, un tanque que contiene un gas llamado nitrógeno seco se conecta a un regulador y a un juego de manómetros múltiples. Esto permite purgar el nitrógeno mientras se suelda.

Aprende a Calcular los BTU para comprar tu Aire Acondicionado 🏘

El nitrógeno protege el interior de la tubería de cobre de la oxidación durante la soldadura fuerte. La soldadura fuerte con nitrógeno, cuando se realiza correctamente, le dará al sistema la máxima oportunidad de rendimiento y confiabilidad.

Después de soldar el sistema en los componentes interiores y exteriores, se debe verificar si hay fugas usando el mismo nitrógeno seco, hasta una cantidad específica de presión. Usando el nitrógeno seco para probar la presión, el sistema logra tres cosas:

  • Es una prueba de fugas preliminar.
  • El nitrógeno seco recogerá humedad.
  • También purgará algunos contaminantes del sistema al realizar su liberación.

La mayoría de los sistemas están diseñados para 150 PSI durante la prueba, sin embargo, esto puede cambiar dependiendo de la marca. No deben sobrepasarse los valores de presión recomendados en la prueba. Si se agrega demasiada presión, pueden surgir problemas.

Si la prueba de fugas con nitrógeno se mantiene durante unos 10 minutos, entonces es hora de pasar al siguiente paso, realizar el vacío al sistema.

13. Realiza el proceso de vacío

El proceso de vaciado se realiza a unos 500 micrones, y es necesario hacerlo para poder desalojar cualquier rastro de oxígeno o humedad que pueda existir en el sistema. Además, también servirá como prueba de estanqueidad, manteniendo el vacío del sistema por un tiempo establecido.

Los sistemas de refrigeración están diseñados para funcionar únicamente con aceite y refrigerante fluyendo a través de ellos. No puede haber humedad, oxígeno ni ningún otro fluido.

El proceso de vacío puede tomar aproximadamente 30 minutos o hasta una hora o más, dependiendo del tamaño del equipo y de la propia instalación. Para lograr un vacío exitoso en un sistema de aire acondicionado, hay varias herramientas y equipos clave que se deben utilizar:

  • Una bomba de vacío confiable.
  • Un manómetro de refrigeración.

El vacío debe alcanzar 500 micrones en el sistema y mantener el vacío para que esto sea exitoso. Esta es también la segunda y última prueba de fugas. Si un sistema no mantiene el vacío, entonces hay una fuga en alguna parte.

14. Agrega el refrigerante al sistema

Una vez que se logra un vacío adecuado y se ha demostrado que se mantiene, el sistema está listo para que se le introduzca refrigerante. El refrigerante es el único producto que puede «romper» el vacío.

Si las mangueras se desconectan del sistema antes de que el refrigerante se haya liberado en el sistema, la atmósfera romperá el vacío. Si esto sucede, se debe rehacer el proceso de vacío antes de poder introducir el refrigerante.

Con las mangueras aún conectadas a las válvulas de servicio del acondicionador de aire, el refrigerante se libera en el sistema, rompiendo el vacío abriendo primero la válvula de servicio del lado de succión y luego la del lado del líquido.

15. Instalación del cableado eléctrico

Usando la fuente de alimentación existente del panel eléctrico de la casa, el instalador montará una nueva caja de desconexión del servicio. La desconexión se monta de forma segura en el costado de la casa con los sujetadores adecuados, según el tipo de superficie en la que se va a montar.

Hay dos tipos principales de cajas de desconexión. Una con fusible y la otra sin fusible. Ambos son apropiados para usar al aire libre. Una desconexión con fusible permite la protección adecuada contra sobrecorriente requerida por el fabricante.

Este tipo es el más común y requerido cuando el circuito principal del panel excede la protección de sobrecorriente máxima requerida. También permite una seguridad adicional para el compresor del aire acondicionado.

Se puede usar un seccionador sin fusible solo en los casos en que el disyuntor coincida de manera idéntica con la protección máxima contra sobrecorriente enumerada por el fabricante.

Existe una protección de sobrecorriente mínima y máxima requerida. Debes estar dentro de estas pautas. El sistema no pasará los requisitos si no cumple con estos requerimientos.

Debido a que el aire acondicionado está afuera, sería engorroso entrar y salir corriendo de la casa para encender o apagar la energía en caso de emergencia o servicio. La desconexión del servicio es requerida también desde dentro de la casa.

Todo esto ya está contemplado desde el inicio como parte de las actividades de planificación.

16. Instalación de la línea de drenaje de condensado

La humedad eliminada de tu hogar durante el proceso de enfriamiento viaja por un tubo de plástico de PVC, Este es el sistema de drenaje de condensado. Debe estar conectado al lado primario del serpentín del evaporador.

El serpentín del evaporador tiene una ubicación de drenaje primario y secundario. La línea de drenaje de condensado principal viajará desde el serpentín del evaporador interior, hasta un drenaje de piso apropiado.

Cualquier tubería de condensado debe asegurarse y pegarse con el cemento adecuado. También se debe instalar una trampa y un interruptor de seguridad de rebose en el sistema de condensado. Esto es para proteger el equipo y el área de inundaciones debido a cualquier bloqueo que ocurra en el sistema.

17. Puesta en marcha del equipo

El proceso de puesta en marcha se realiza una vez que el sistema está completamente instalado y listo para funcionar. El sistema se enciende y debe funcionar durante 15 o 20 minutos. Esto permitirá que el refrigerante fluya a través del sistema e inicie el proceso de climatización de espacios.

En la puesta en marcha inicial del nuevo sistema de aire acondicionado, la casa debe estar muy caliente o tener una «carga» con una temperatura lo suficientemente cálida para permitir el mínimo potencial para cargar el sistema con precisión.

Un buen instalador comprobará el funcionamiento del termostato, la secuencia de funcionamiento del sistema y muchas otras áreas. Mientras el sistema está en funcionamiento, es importante recopilar los siguientes datos para garantizar un funcionamiento adecuado dentro de las especificaciones del fabricante:

  • Presión de succión y línea de líquido.
  • Temperatura de la línea de succión y de líquido.
  • Temperatura ambiente exterior de bulbo seco.
  • Temperatura ambiente interior de bulbo seco.
  • Temperatura de bulbo húmedo interior.
  • Temperatura del aire de retorno.
  • Temperatura del aire de suministro.
  • Presión estática del lado de retorno, lado de suministro y lecturas estáticas totales.
  • Caída de temperatura calculada.
  • Lectura de corriente de alto voltaje.
  • Amperaje en el motor del ventilador, el motor del ventilador exterior y el compresor.
  • Lectura de corriente de baja tensión.
  • Longitud del conjunto de líneas.
  • Cantidad de refrigerante agregado al sistema.

Esta es la lista básica de los datos adecuados que deben conocerse y registrarse. Esta es la única forma de saber con certeza cómo está funcionando el sistema y si se encuentra dentro de las especificaciones de fabricación.

Si alguno de estos parámetros no se encuentra dentro de las especificaciones del fabricante, debes revisar el sistema en busca de alguna anormalidad.

La puesta en servicio es importante por varias razones. Para el propietario, la tranquilidad de que está recibiendo un sistema correctamente configurado, probado y ajustado para máxima comodidad, eficiencia y confiabilidad.

🤔 ¿Sabes qué son los Sistemas HVAC?

También asegura que la garantía del fabricante estará en pleno efecto. El beneficio para la empresa que instala el sistema es que brinda una línea de base del rendimiento operativo en caso de que surjan problemas más adelante.

También le da al equipo de instalación la confianza de que antes de irse, el sistema está en perfecto funcionamiento. La puesta en servicio adecuada es un proceso específico que requiere capacitación y equipos especiales para realizar el proceso correctamente.

También requiere tiempo y mano de obra adicionales en el lugar de trabajo. La puesta en servicio es la única forma de saber con certeza exactamente qué tan bien está funcionando el sistema.

18. Limpieza y finalización del trabajo

El proceso de limpieza es comparativamente simple. Todo el material y equipo antiguo debe cargarse y retirarse de la casa. Recoger todos los materiales que quedaron como desecho, recoger todas las herramientas, normalizar las ubicaciones que fueron alteradas.

Todas las áreas deben barrerse y estar libres de cualquier material o escombros. Debes entregar el área en las mismas condiciones en las que se encontró.

Como paso mecánico final, se debe colocar una tapa de cierre en la parte exterior de la unidad. Esta tapa solo se puede desbloquear con la llave correcta. Esto es para evitar la manipulación del equipo y también para evitar el robo del refrigerante.

También te puede interesar Aire Acondicionado por Conductos

Esta tapa suele ser de un color específico, lo que le permitirá al técnico saber qué tipo de refrigerante utiliza el sistema.

También el instalador jefe debe ofrecer una inspección visual del trabajo completado. El proceso puede parecer largo y complicado, pero en manos de un equipo de instalación capacitado, todo el proceso debería ser algo normal para ellos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.